El Papa Benedicto XVI insistió el viernes en manifestar su oposición al matrimonio gay, al señalar que los homosexuales manipulan la identidad de género que les dio Dios para adaptarla a sus preferencias, con lo que destruyen la "esencia misma de la criatura humana".

Benedicto XVI hizo los comentarios en su mensaje anual de Navidad a la burocracia vaticana, uno de sus discursos más importantes del año. Dedicó este año a la promoción de lo que considera valores familiares tradicionales ante las campañas en varios países, incluidos Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña, por legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En sus declaraciones, Benedicto citó al rabino principal de Francia, Gilles Bernheim, quien dijo que la campaña para conceder a los gays el derecho al matrimonio y a la adopción de niños constituye un "ataque" contra la familia tradicional formada por un padre, una madre y los hijos.