El presidente ruso Vladimir Putin dijo el jueves que Rusia se percata de que se requieren cambios en Siria, pero le preocupa que la ofensiva para derrocar al presidente Bashar Assad pudiera hundir aún más al país en la violencia.

Moscú está a favor de un acuerdo que "impida que el país se fracture y (caiga en) una guerra civil interminable", señaló Putin en su maratónica conferencia de prensa anual. "Los acuerdos basados en una victoria militar no pueden ser eficientes".

Rusia ha dicho repetidas veces que su posición en torno a la crisis de Siria no busca apuntalar a Assad.

"No nos preocupa tanto el destino del régimen de Assad; nos percatamos de lo que está pasando allí y de que la familia lleva 40 años en el poder", afirmó el mandatario ruso. "No hay duda de que hay un llamado a efectuar cambios".