La posibilidad de posponer la toma de posesión del presidente Hugo Chávez fue defendida el jueves por el líder del oficialismo en la Asamblea Nacional.

"Solo expresé mi opinión, de la cual estoy absolutamente convencido pues está apegada a nuestra constitución", dijo el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello en un mensaje de su cuenta de Twitter.

Cabello abrió el debate al mencionar el miércoles la posibilidad de postergar el acto de juramentación de Chávez, constitucionalmente previsto para el 10 de enero, aunque sostuvo que era una postura personal y no una decisión del oficialismo. Agregó que en el gobierno piensan que el mandatario podrá asistir a los actos en la fecha prevista.

También la víspera el vicepresidente Nicolás Maduro, sobre quien Chávez delegó el poder político antes de viajar a Cuba a inicios de mes para operarse de cáncer, dijo que aunque no quería especular sobre el tema siempre podía contar con el Tribunal Supremo de Justicia para que aclarara cualquier duda legal sobre si se puede esa fecha.

"Sobre los distintos escenarios siempre tenemos una ventaja constitucional, cualquier asunto que tenga que dirimirse tenemos nuestra muy importante y prestigiosa Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia que ha demostrado gran capacidad para interpretar cualquier tema que sea necesario de la constitución", dijo Maduro.

Chávez, de 58 años, fue operado el 11 de diciembre en La Habana debido a la reaparición de células cancerígenas, un mal que lo aqueja desde 2011.

Aún no se ha informado cuándo podría retornar al país, pero distintos médicos consultados por la AP han resaltado que debido a que la operación fue la cuarta a la que se sometió el mandatario, quien además ya recibió tratamiento de quimioterapia, su recuperación tomaría como mínimo un mes.

En ese caso Chávez no podría jurar el 10 de enero ante la Asamblea Nacional para un cuarto mandato, que ganó en los comicios generales del 7 de octubre.

Si Chávez no puede asumir el cargo en enero, el gobierno queda en manos del presidente de la Asamblea Nacional, quien debe llamar a nuevas elecciones en 30 días.