El presidente francés Francois Hollande reconoció el jueves la naturaleza "injusta" y "brutal" de la ocupación de Argelia por Francia durante 132 años, pero no se disculpó por el pasado como exigen muchos argelinos.

En el segundo día de su visita de estado a esta nación del norte de Africa, declaró ante las dos cámaras del Parlamento que reconoce "el sufrimiento que el sistema colonial ha infligido" sobre el pueblo argelino.

Específicamente reconoció las "masacres" cometidas por los franceses durante la guerra de siete años que derivó en la independencia de Argelia en 1962.

El mandatario galo dijo al principio de su visita que él y el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika están inaugurando una "nueva era" con una sociedad estratégica entre iguales.