No se trata del iPhone de Apple.

Una empresa brasileña empezó a vender teléfonos multiusos bajo la marca iPhone el martes después de ganar una batalla legal por los derechos para usar el nombre en el país sudamericano.

Para aumentar la molestia de Apple, los teléfonos funcionan con el sistema operativo Android, de su archirrival Google.

Gradiente SA dijo en un comunicado que en 2008 el gobierno le dio el derecho de usar la marca en sus teléfonos celulares.

La portavoz de la oficina brasileña de registro de marcas, Maratan Marques, dijo que Gradiente pidió permiso para usar el nombre antes que Apple y lo puede utilizar hasta 2018.

La vocera de Apple en Brasil, María Parra Rodríguez, manifestó que la compañía no haría comentarios por lo pronto.

Gradiente informó en su sitio web que comenzó a vender su teléfono Android 2.3 el martes por 600 reales (300 dólares).