Un 78% de inmigrantes que viven en algunas de las zonas afectadas por el huracán Sandy en la región metropolitana de Nueva York no ha pedido aún ayuda al gobierno federal, a la Cruz Roja o ha solicitado cupones de alimentos, señala un nuevo reporte difundido el martes.

La situación es peor para los que no hablan inglés: un 82% de los encuestados en el estudio de la organización Se Hace Camino Nueva York no ha solicitado ayuda federal o privada.

"Esa es una cantidad muy alta. La mayoría nos dicen que no saben cómo solicitar la ayuda", dijo Sara Cullinane, de Se Hace Camino Nueva York , durante una rueda de prensa en el condado de Staten Island, que quedó seriamente perjudicado por la tormenta del 29 de octubre.

El informe, llamado "Unmet Needs" ("Necesidades no satisfechas"), muestra el difícil panorama de familias inmigrantes que perdieron sus casas temporalmente o para siempre debido al huracán, además de empleos y que sufren problemas económicos tras el paso de la tormenta. Otros necesitan asistencia médica para superar problemas de ansiedad o depresión y muchos han regresado a hogares llenos de moho que les provocan problemas de salud, señala el estudio.