Serge Ibaka metió un rebote ofensivo y se abrió paso hacia la media cancha para flexionar sus músculos en señal de festejo.

El congoleño es una fuerza a tener en cuenta y, ¿qué mejor forma de mostrarlo que al proporcionar su mejor partido de la temporada frente a un equipo en el que un jugador lo amenazó en Twitter?

Ibaka empató una marca personal en su carrera al encestar 25 puntos y también atrapó 17 rebotes, con lo que ayudó al Thunder de Oklahoma City a llevarse su undécima victoria seguida con un triunfo el lunes por 107-93 sobre los Spurs de San Antonio.

La derrota le impidió a San Antonio empatar al Thunder en el mayor número de victorias esta campaña en la NBA.

Fue el primer duelo entre ambos equipos desde que Stephen Jackson de San Antonio colocó en Twitter una amenaza en que se refería a Ibaka, granjeándose una multa de 25.000 dólares que le aplicó la NBA.

"No quiero hablar de ello", dijo Ibaka, que estableció el ritmo para Oklahoma City al meter sus primeros siete tiros al aro. "Un gran triunfo para nosotros. Necesitábamos eso. Se trata de una victoria en equipo".

Jackson acaba de regresar a las canchas después de perderse los últimos 14 partidos tras fracturarse el meñique derecho.

Ambos tuvieron una oportunidad de confrontarse en la primera mitad al interponerse Jackson cuando Ibaka saltó para atrapar un pase de Kevin Durant. Jackson se mantuvo firme con el fin de impedir que Ibaka volcara el balón, y éste cayó al piso. Pero Jackson simplemente alzó su mano para reconocer que él había cometido la falta y la paz prevaleció.

"Estoy dejando eso en paz", dijo Jackson. "Todo es sobre básquetbol. Cualquier cosa que haya sido dicha sobre la cancha se quedará en la cancha y voy a dejarlo por la paz. Le deseo a Serge lo mejor".