El gobierno argentino informó el lunes al conglomerado de medios de comunicación más grande del país que ha comenzado el proceso para tomar control de la compañía y subastar sus licencias.

Grupo Clarín es uno de los críticos más abiertos del gobierno y ha tenido disputas con la presidenta Cristina Fernández por años. La mandataria alega que la empresa es un monopolio corporativo, y ha fundado una red de periódicos y difusoras oficialistas para competir con el dominio de Clarín.

Martín Sabbatella, jefe del organismo regulador de la industria, dijo el lunes que el gobierno hará que el conglomerado y otras compañías cumplan con la ley, la cual prohíbe a las empresas poseer demasiadas licencias de medios de comunicación.

El viernes, una corte declaró que la ley contra monopolios mediáticos era constitucional.

En una conferencia de prensa improvisada ofrecida afuera de las oficinas de Grupo Clarín en Buenos Aires, Sabbatella informó que se aprestaba a notificar "el inicio de la transferencia de oficio".

Grupo Clarín dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que las acciones del gobierno son ilegales y contravienen fallos anteriores dictados en favor del conglomerado.