La actividad del volcán Tungurahua disminuyó pero las autoridades mantienen el nivel de alerta y la vigilancia permanente, se informó el lunes oficialmente.

Lourdes Mayorga, directora regional de la Secretaria Nacional de Gestión de Riesgos, informó a la AP que "la actividad ha sido moderada con tendencia al ascenso. Hemos registrado caída de ceniza, pero menos explosiones que el domingo pasado", cuando se incrementó su actividad el domingo.

El domingo hubo al menos tres explosiones moderadas, bramidos y cayó ceniza en las poblaciones aledañas.

Mayorga dijo que el alerta decretado por la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos se mantiene en las zonas consideradas de alto riesgo, en las provincias andinas de Tungurahua y Chimborazo.

"Estos períodos de tranquilidad ocurren porque el volcán está equilibrando su actividad y la energía que tiene en su interior. Es normal, pero puede ser que la actividad sea mayor en las próximas horas", dijo Patricia Mothes, la jefa del centro de monitoreo del Instituto Geofísico, ubicado en las cercanías del coloso.

"Los pobladores de las zonas consideradas como de alto riesgo pueden trabajar en los terrenos agrícolas -que están más cercanos al volcán- durante el día, pero en la noche son evacuados hacia zonas seguras en donde fueron reubicadas sus viviendas hace algunos meses", indicó Mayorga.

Miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía mantienen vigilancia constante en las zonas de riesgo y en las carreteras cercanas al volcán Tungurahua, señaló.

La actividad del coloso -de 5.023 metros de altura sobre el nivel del mar y que permanece activo desde hace 13 años- dejó en 2006 cuatro muertos, dos desaparecidos y pérdidas económicas por daños en zonas agropecuarias a raíz de sus erupciones.