Miles de católicos guatemaltecos acuden desde primeras horas de este miércoles a venerar a la imagen de la Virgen de Guadalupe en su santuario ubicado en el centro histórico de esta capital, en una tradición religiosa que lleva más de 200 años.
Con sus hijos vestidos de traje indígena como Juan Diego, a quien la Virgen de Guadalupe se le apareció por primera vez en 1531, los fieles forman grandes filas para ingresar al santuario para agradecer favores a la Madre de Dios, bajo esa advocación.
En las primeras horas de hoy, según pudo observar Efe, llegaron al lugar grupos musicales contratados por devotos de la Virgen de Guadalupe para ofrecerles serenatas.
Los alrededores del santuario, en el Centro Histórico de la capital, fue cerrado el paso de vehículos, explicó a periodistas Amilcar Montejo, de la Policía Municipal de Tránsito (PMT).
Decenas de guatemaltecos también instalaron desde hace dos días varias ventas de comida, así como centros de fotografía para que los padres retraten a sus pequeños hijos vestidos como Juan Diego.
Mientras, la imagen de la Virgen de Guadalupe recorre hoy en procesión el centro de la capital, para visitar, entre otros, la Catedral Metropolitana y luego retornar a su santuario.
En el interior del santuario, los católicos oran y encienden velas en honor a la denominada "Virgen Morena", que tiene su principal veneración en México, en donde se le apareció al indígena Juan Diego en el cerro de Tepeyac en 1531.
El rector del santuario, Julio Barrios, explicó a periodistas que la Virgen de Guadalupe tiene un gran significado para la fe católica, porque "representan la unidad de los pueblos"
"Tenemos la necesidad de vivir en fraternidad y sentirnos todos hermanos. La Virgen nos recomienda que nos amemos por siempre", subrayó.