Un motel fue multado el viernes por negar alojamiento a una pareja lesbiana, en el primer fallo de su tipo basado en la ley antidiscriminación que rige desde julio.

La jueza Soledad Araneda condenó al motel a pagar una multa equivalente a unos 4.000 dólares y advirtió a los dueños que en el futuro no podrán "prohibir, ni restringir el ingreso de parejas homosexuales basada en la orientación sexual".

La demanda basada en la ley antidiscriminación fue iniciada por el Movimiento por la Liberación e Integración Homosexual (Movilh), cuyo presidente, Rolando Jiménez, destacó que "este es un fallo histórico, un hito por cuanto se ha ganado la primera demanda que se presentó por la Ley Zamudio y porque sienta un precedente inédito para que a ninguna persona se le niegue un servicio o producto en razón de su orientación sexual o la identidad de género".

La ley antidiscriminación fue promulgada en julio luego que durante siete años estuviera demorada su tramitación en el Congreso. Pero el asesinato a golpes en marzo de este año del joven homosexual Daniel Zamudio a manos de cuatro presuntos neonazis causó amplia repercusión pública y aceleró la aprobación del proyecto, al que se dio el nombre de ley Zamudio.

La demanda contra el motel, situado próximo al centro capitalino, fue presentada luego que pocos días después de publicada la ley el establecimiento le negó el ingreso a dos jóvenes universitarias lesbianas arguyendo su condición sexual.

En declaraciones a la prensa los propietarios del local sostuvieron también que la presencia de lesbianas molestaría a otros clientes. En su sentencia condenatoria, la jueza Araneda desvirtuó esas razones y expresó que de ser efectivas, no serían más que "el reflejo de las conductas que se busca evitar y erradicar de nuestra sociedad con la dictación de la presente Ley Zamudio".

Las dos jóvenes afectadas por la discriminación también elogiaron la resolución judicial en declaraciones a la prensa este viernes, señalando que "estamos emocionadas, felices porque se hizo justicia. No sólo por nosotras, sino por todas las parejas de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales que desde hoy pueden sentirse amparadas por la Ley Zamudio frente a actos de discriminación".

Otro hecho de discriminación registrado tras la promulgación de la ley se registró en el ejército, donde el jefe de una división en el norte del país divulgó una recomendación para evitar que homosexuales pudieran realizar el servicio militar. El gobierno reprobó la recomendación y el jefe del ejército, general Juan Miguel Fuente-Alba, pidió públicas disculpas.