Israel violó leyes de guerra al matar a 12 civiles en un bombardeo durante su reciente conflicto con milicianos palestinos en Gaza, acusó el viernes un importante grupo de derechos humanos.

El ejército de Israel respondió que los combatientes palestinos eran los responsables por ocultarse en edificios donde viven civiles.

Las fuerzas israelíes lanzaron su ofensiva aérea sobre Gaza el mes pasado para tratar de detener las frecuentes descargas de cohetes palestinos hacia el sur de Israel. El conflicto terminó luego de ocho días con una tregua negociada por Egipto.

Durante los combates a mediados de noviembre, la fuerza aérea israelí atacó el hogar de la familia Daloo en la ciudad de Gaza. Ahí perecieron 10 miembros de la familia — incluyendo mujeres y niños — y otros dos civiles.

Un vocero militar dijo inicialmente que el objetivo era un miembro de alto rango del brazo armado de Hamas, que fue identificado como Yahia Abayá, pero el ejército informó poco después que el bombardeo mató a Mohammed Daloo, al que señalaron como un combatiente de Hamas.

Human Rights Watch señaló que ni Abayá ni Daloo fueron reportados muertos en las páginas de internet de las alas militantes de Hamas y de la Yihad Islámica, que publicaron los nombres de sus combatientes fallecidos en el conflicto.

El grupo de derechos humanos agregó que el jefe de la policía de Daloo lo describió como un agente de bajo rango de la policía civil y como integrante de una unidad que protege a funcionarios del gobierno de Gaza y a visitantes. Negó por lo tanto que fuera un miembro de un grupo armado.

"Incluso si (el agente de la policía) era el verdadero objetivo del ataque militar, bajo las leyes de guerra, la posibilidad de que el ataque a un hogar civil matara a una gran cantidad de civiles lo hizo ilegalmente desproporcionado", señaló Human Rights Watch en un comunicado.

El grupo exhortó a Israel a explicar por qué atacó un inmueble lleno de civiles.

En un comunicado emitido el viernes, el ejército de Israel indicó que la vivienda de la familia Daloo era un escondite de un importante combatiente de Hamas involucrado en ataques con cohetes. No reveló el nombre del supuesto combatiente.

Las fuerzas armadas israelíes dijeron estar trabajando para reducir al mínimo el número de víctimas inocentes, al advertir por teléfono a residentes de Gaza sobre bombardeos en la zona y al arrojar panfletos desde aviones de combate, pidiendo a los civiles mantenerse alejados de operativos de Hamas. Además, los militares israelíes habrían emitido mensajes de alerta por radio.

Aseguraron que sólo han atacado sitios vinculados con actividad militar, con base en información obtenida durante meses por agentes israelíes. Los civiles nunca fueron un blanco, comentó.

"Si bien las pérdidas de vidas de ambas partes resultan lamentables, la responsabilidad a fin de cuentas recae en operativos terroristas que toman a la población civil como escudo humano al usar edificios civiles como escondites o depósitos de armamento", subrayó el ejército en el comunicado.

En un incidente separado, un enfrentamiento se suscitó el jueves entre policías palestinos y soldados israelíes en Hebrón, ciudad de Cisjordania, informaron las fuerzas militares. El incidente fue inesperado dada la coordinación de seguridad entre la policía palestina y el ejército de Israel.

Hebrón se encuentra dividida en secciones controladas por israelíes y palestinos. Más de 600 judíos, entre los más conservadores en Cisjordania, viven en enclaves fuertemente custodiados en el centro de la ciudad de cerca de 170.000 palestinos. Existe una tensión frecuente entre ambas partes.

De acuerdo con los medios israelíes, la policía palestina trató de impedir el acceso de los soldados de Israel a una parte de Hebrón, y cuando los soldados israelíes se quejaron, estalló un altercado.

El ejército reportó que 250 palestinos se congregaron y arrojaron piedras contra soldados de Israel, que respondieron con lo que llamaron "medios de dispersión de motines", y no con balas de plomo. Agregó que investiga el caso.