Un fuerte sismo sacudió el viernes la misma zona costera del noreste de Japón devastada por un enorme terremoto y tsunami en marzo de 2011, causando pequeñas olas pero sin que se reportaran daños de consideración.

Distintos medios dieron cuenta de un número indeterminado de personas lesionadas a lo largo de la costa noreste del país a consecuencia del sismo, que remeció edificios en Tokio y otros lugares durante varios minutos.

El sismo de una magnitud preliminar de 7,3 ocurrió en el Océano Pacífico, frente a la prefectura de Miyagi, a las 5:18 de la tarde (0818 GMT), informó la Agencia Meteorológica de Japón. El epicentro se ubicó a 240 kilómetros (150 millas) de la costa y el movimiento telúrico ocurrió 10 kilómetros (6,2 millas) debajo del lecho marino. El área fue sacudida por réplicas pequeñas pero numerosas, indicó la agencia.

Tras el terremoto, las autoridades emitieron una alerta de maremoto de una altura potencial de hasta 2 metros (6,6 pies). Las sirenas sonaron a lo largo de la zona costera mientras las personas corrían en busca de un área segura.

Ishinomaki, una ciudad en Miyagi, reportó una ola de origen sísmico de un metro (3,3 pies) de altura y otros poblados registraron variaciones incluso más pequeñas.

Aproximadamente dos horas después del sismo, la alerta de tsunami fue cancelada. El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico señaló que no existe riesgo de un maremoto extenso.

Aiko Hibiya, voluntaria para la recuperación en Minami-Sanriku, un poblado costero devastado por el tsunami del año pasado, dijo que se encontraba en el hogar temporal de una amiga al momento del terremoto.

"Esto se movió durante mucho tiempo", dijo.

Agregó que otros voluntarios que se encontraban en las zonas costeras fueron evacuados a una plaza y un estacionamiento mientras esperaban que la alerta de tsunami fuera levantada.

Japón apenas ha iniciado con la reconstrucción tras el sismo de magnitud 9,0 del año pasado, el cual provocó un tsunami que en algunas regiones causó olas de hasta 20 metros (66 pies) de altura, arrasando decenas de comunidades costeras en Miyagi y otras partes. Cerca de 19.000 personas murieron y aproximadamente otras 325.000 siguen en albergues y otros alojamientos temporales.

La policía de la prefectura de Miyagi informó que hasta el momento no ha habido reportes de daños por el sismo del viernes, si bien el tráfico fue detenido en algunas áreas a fin de revisar las condiciones de las carreteras.

El canal de televisión pública NHK reportó que cinco personas resultaron heridas, entre ellas una mujer de 75 años en Miyagi, quien cayó en su intento por huir. La policía indicó que no podría confirmar de inmediato los reportes de lesionados.