El laureado Nobel de Literatura Mo Yan, quien ha sido criticado por su cercana relación con el Partido Comunista de China, defendió el jueves la censura como algo tan necesario como la seguridad en los aeropuertos.

También sugirió que no tiene planes de unirse a una apelación por la liberación del laureado Nobel de la Paz de 2010 Liu Xiaobo.

Mo ha sido criticado por activistas por los derechos humanos por no defender la libertad de expresión y por ser miembro de la asociación de escritores avalada por el Partido Comunista.

Sus comentarios del jueves, realizados en Estocolmo, probablemente no suavicen la imagen que tienen de él sus detractores.

Otorgarle el premio también atrajo críticas de ganadores previos. Herta Mueller, Nobel de Literatura de 2009, calificó la decisión del jurado de galardonar a Mo como una "catástrofe" en una entrevista con el diario sueco Dagens Nyheter el mes pasado. También acusó a Mo de proteger las leyes de censura de China.

Mo dijo que no cree que la censura deba interferir con la verdad pero que cualquier difamación, o rumores, "deben censurarse".

"También espero que la censura, per se, tenga el más elevado principio", dijo en comentarios traducidos por un intérprete de chino a inglés.

Mo, miembro del Partido Comunista y vicepresidente de la asociación de escritores oficial de su país, habló en una conferencia de prensa en Estocolmo, donde el lunes recibirá su prestigiado premio.