Nicaragua no otorgará permisos de explotación petrolera en aguas de la reserva de la biósfera "Flor de Mar", en el mar Caribe, que comparte ahora con Colombia pero respetará los derechos de los pescadores del archipiélago de San Andrés, aseguró el presidente Daniel Ortega.

"Nicaragua no está entregando ninguna concesión para que vayan allí a perforar a ver si encuentran petróleo, ni a destruir la reserva", dijo Ortega el miércoles por la noche en un acto militar público.

Horas antes del acto, el ministro de Energía de Nicaragua, Emilio Rappaccioli, había dicho a la prensa que la petrolera española Repsol estaba interesada en exploraciones petroleras en el Caribe nicaragüense.

"Nicaragua no lo está haciendo, de eso pueden estar seguros en el mundo, y puede estar seguro el pueblo colombiano y decírselo al presidente (Juan Manuel) Santos, porque esa era una de las grandes preocupaciones que él me manifestó", afirmó el gobernante al referirse al encuentro que sostuvieron en México el 1 de diciembre.

La zona de "Flor de Mar" ha sido declarada Reserva de la Biósfera por a Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), por su diversidad de especies de corales, esponjas, crustáceos, moluscos, peces, tortugas y sus arrecifes.

Ortega dijo que otro compromiso de Nicaragua con Colombia es el de otorgar permisos a pescadores colombianos para faenar en aguas que quedaron bajo jurisdicción de Managua y el de ejercer una lucha conjunta contra el narcotráfico.

Hasta el 19 de noviembre la zona era dominada por las fuerzas navales de la armada colombiana y los permisos de pesca los daban las autoridades colombianas, pero luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que otorgó a Nicaragua esas aguas le corresponde al gobierno de Managua dar el visto bueno a esas labores.

"Las fuerzas navales nicaragüenses tienen instrucciones de no detener a ningún pescador... ¿Por qué? Porque estamos en un período de transición en la zona", dijo Ortega.

"Tenemos que ir avanzando de forma gradual hasta que se cumpla de manera plena y total la sentencia de la Corte, sin afectar la reserva, sin afectar a los pescadores e incluso las empresas también que están allá en San Andrés", explicó el mandatario.

Ortega rechazó la opción de denunciar a Colombia ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por el no acatamiento del fallo, pues en ese organismo se impone el poder de veto de un solo miembro y por lo tanto la protesta de Nicaragua podría no prosperar.

Por ello, indicó que lo mejor es buscar la "vía de la comunicación".

La Corte de La Haya modificó en noviembre la frontera limítrofe de Colombia y Nicaragua en el Mar Caribe, en un fallo que amplió la jurisdicción de Managua sobre un área rica en recursos petroleros y pesqueros, al tiempo que ratificó la soberanía colombiana sobre siete islas reclamadas por Nicaragua.