Mark Sánchez mantendrá su trabajo como quarterback titular de los Jets de Nueva York, al menos por una semana.

Tiene un período de cuatro partidos para buscar su redención para probar que puede ser el quarterback de la franquicia, o mostrarle a los Jets que necesitan buscar a alguien para la próxima temporada. Con mediocres defensivas, en su mayoría, por enfrentar lo que resta del calendario, parecería que Sánchez puede dar el ancho.

Los entrenadores de Sánchez y muchos de sus compañeros no tienen duda que se probará a sí mismo. Si no es titular ante Jacksonville el domingo, podría costarle su empleo y su estatus de cara del equipo.

El entrenador Rex Ryan tomó la decisión de quedarse con Sánchez, y no está de acuerdo que su futuro dependa del éxito del quarterback en este período.