Inter y Napoli, los escoltas del puntero, se batirán en la 16ta fecha de la Serie A italiana, un duelo importante para ver cual de los dos tiene más posibilidades de discutirle el scudetto a la Juventus.

La Juve es líder del torneo con 35 puntos, seguida por el Napoli con 33 e Inter con 31.

El partido servirá para medir fuerza entre dos de los mejores atacantes del campeonato, el uruguayo Edinson Cavani que ha marcado 10 goles con el Napoli, y el argentino Diego Milito que ha convertido siete con la camiseta nerazzurra.

El presidente del Napoli, el productor cinematográfico Aurelio De Laurentiis, no oculta su deseo de luchar por el scudetto, aunque la superstición, que es muy fuerte entre sus tifosi, lo hace mencionar esa posibilidad de manera indirecta.

"La meta es la máxima", aseguró, y para lograr el máximo, dijo, es importante el partido con el Inter.

El Inter no convocó de nuevo al volante holandés Wesley Sneijder, quien se niega a reducirse el sueldo de 6,5 millones de euros anuales. En el ataque, junto con Milito, podría jugar el talentoso y rebelde Antonio Cassano, que cumplió con dos partidos de suspensión por agredir verbalmente a un árbitro.

La Juve, que viene de clasificarse en el primer lugar de su grupo en la Liga de Campeones al imponerse el miércoles en la casa del Shakhtar ucraniano 1-0, irá a jugar con el Palermo que está en los últimos lugares, al borde de la zona de descenso a la Serie B.

Su novedad más importante será el regreso a la banca de su técnico Antonio Conte, que cumplió la suspensión de cuatro meses por arreglos de partidos cuando en el torneo de la Serie B estaba a cargo del Siena.

Hasta ahora, había podido dirigir los entrenamientos, pero los partidos los veía desde la tribuna, sin poder hablar, o más bien gritar, directamente a sus jugadores.

El entrenador del Palermo, Gian Piero Gasperini, expresó su alegría por el regreso de su colega Conte, pero le deseó vivamente que su debut sea con una derrota.

"Espero que le vaya realmente mal en el partido contra nosotros, pero estoy feliz por su regreso", comentó.

Fiorentina irá a jugar con la Roma y espera que la federación de fútbol la autorice para llevar el luto por la muerte de la hermana de 32 años del chileno David Pizarro, que viajó a su país.

En la Roma volverá al ataque el argentino Pablo Daniel Osvaldo, que saltó el último encuentro con el Siena, con la esperanza del técnico, Zdenek Zeman, de conquistar la cuarta victoria consecutiva.

Osvaldo formará un trío de ataque con el capitán Francesco Totti y Mattia Destro.

La Roma podrá contar también con el defensor Daniele De Rossi, quien cumplió los tres turnos de suspensión por haberle dado un codazo a un jugador de la Lazio, pero no se sabe si será considerado para el duelo con la Fiore.

Tras haber sido el puntal del equipo, la relación con el entrenador se ha deteriorado a tal punto que Zeman lo critica públicamente, y lo acusó de no estar jugando bien y de no integrarse con sus compañeros.

El partido servirá para saber si el nuevo portero romanista, el uruguayo Marco Goicoechea, le arrebató el puesto al titular holandés Maarten Stekelenburg, quien se recuperó de una lesión y estaría en condiciones de jugar.

El Milan, que también se clasificó a los octavos de final de la Champions, pero en el segundo puesto al perder el martes en su propia casa 1-0 con el Zenit ruso, irá a jugar con el Torino, que está luchando para abandonar la parte baja de la tabla de posiciones.

Se mantiene la ausencia del brasileño Alexandre Pato por un golpe en una pierna, una lesión a la que el club inicialmente le restó importancia.

No podrá contar tampoco con su pieza fundamental en el centro de la cancha, Riccardo Montolivo, por problemas musculares.

La nueva fecha del calcio inicia el sábado con Atalanta-Palermo y Roma-Fiorentina. El domingo jugarán: Cagliari-Chievo, Inter-Napoli, Palermo-Juventus, Pescara-Genoa, Siena-Catania y Torino-Milan. El lunes concluye con Sampdoria-Udinese y Bologna-Lazio.