Policías de la ciudad de México incurrieron en arrestos arbitrarios durante las manifestaciones y protestas con motivo de la asunción del nuevo presidente, según un reporte preliminar de la comisión de derechos humanos de la capital.

El organismo señaló en su informe divulgado el jueves que tiene información "consistente" sobre la detención arbitraria de 22 personas por parte de policías locales y refirió que aún indaga cuatro posibles casos de tortura, tres mediante choques eléctricos y uno con tormentos físicos.

El 1 de diciembre asumió Enrique Peña Nieto como nuevo presidente de México para los próximos seis años, mientras en las calles cientos de personas opuestas al político se manifestaban. Algunas de las protestas se tornaron violentas y derivaron tanto en enfrentamientos con policías como en destrozos en el centro de la ciudad.

Las autoridades locales informaron aquel día que fueron detenidos 92 adultos y 11 menores de edad por su participación en actos de vandalismo y confrontaciones con policías, aunque de ellos reportó que sólo 69 personas fueron acusadas formalmente ante un juez y enviadas a un penal.

La comisión señaló que ha recabado elementos para señalar que policías capitalinos "privaron de la libertad a personas que se manifestaban de manera pacifica; a personas que se encontraban dando seguimiento y cobertura a la manifestación (tomando fotos, videos, grabaciones); a personas que se acercaron a auxiliar a otras que eran agredidas físicamente por los policías y a personas que circunstancialmente se encontraban en lugar".