El ministro francés del Presupuesto, Jérôme Cahuzac, negó hoy las informaciones sobre diversas irregularidades fiscales, en particular haber tenido una cuenta no declarada en Suiza cuyos fondos pasaron después a otro paraíso fiscal, Singapur, y anunció la presentación de una denuncia por difamación.

Cahuzac, en una entrevista a la emisora de radio "RTL" calificó de "delirantes" las afirmaciones del sitio de información "Médiapart", después de haberlos descalificado en un comunicado como "difamatorias" y haber asegurado no haber tenido nunca una cuenta en Suiza ni en otro país extranjero.

El ministro, que antes de llegar a su cargo en el Gobierno fue presidente de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional y se significó por su lucha contra la evasión fiscal, se quejó de que "Médiapart" se base en primer lugar en un informe de un inspector fiscal ya jubilado, Rémy Garnier, que había estado en conflicto con otros colegas y con sus superiores.

Ese inspector afirmaba que Cahuzac es propietario de una villa en la ciudad marroquí de Marraquech y de una residencia en La Baule, en la costa atlántica francesa, algo que el interesado refutó, al igual que hubiera financiado de forma irregular la compra de un apartamento que compró en 1994.

El autor del controvertido artículo, Fabrice Arfi, aseguró en declaraciones a "Libération" que la perspectiva de un proceso "no nos impresiona en absoluto porque tenemos pruebas de lo que avanzamos".

De acuerdo con sus fuentes, Cahuzac abrió una cuenta en la Unión de Bancos Suizos (UBS) y al ser nombrado presidente de la comisión parlamentaria a comienzos de 2010, en un viaje "discreto" a Ginebra transfirió sus fondos, dentro de ese mismo banco, a otra cuenta en Singapur mediante "un complejo montaje financiero".