Un miembro de la Academia Sueca, institución que otorga el Nobel de Literatura, se ha enzarzado en una dura disputa personal con el traductor al chino del poeta sueco Thomas Tranströmer, ganador de ese galardón el año pasado.

El origen del conflicto se remonta a hace unas semanas, cuando el académico y sinólogo Göran Malmqvist criticó públicamente durante un viaje a China las traducciones del poeta chino-sueco Li Li por ser demasiado libres y por cambiar el significado de varias palabras.

Li Li publicó luego en su blog un poema acerca de una mujer joven casada con un anciano -la esposa china de Malmqvist es 43 años más joven que él- y en el que la compara con una prostituta y al marido con un sapo, lo que provocó la ira del académico.

"Es una mala persona, lo voy a aniquilar, como uno destruye a un piojo con su pulgar", escribió Malmqvist en un correo electrónico difundido hoy por la edición digital del tabloide sueco "Aftonbladet".

El mensaje iba dirigido a su amigo y también académico, Per Wästberg, que le da su "bendición" para ir a por Li Li, que ahora reside en China tras vivir dos décadas en Suecia.

"Estoy conmocionado, me siento amenazado", dijo a "Aftonbladet" Li Li, quien niega que el poema trate sobre Malmqvist y su esposa, sino sobre el fenómeno de las mujeres jóvenes que se casan con hombres mayores por interés.

El traductor chino lamentó la polémica y resaltó que solo contribuye a "dañar" la reputación de esta institución en su país.

"Se trata de un asunto enteramente privado, y tiene tan poco que ver con la Academia Sueca como lo tendría una pelea en una taberna entre ellos", señaló en un comunicado el secretario permanente de esta institución, Peter Englund.

Englund lamentó que este tipo de "estupideces" puedan perjudicar al nombre de la institución, que ni está envuelta en el caso, "ni lo apoya, ni es algo de lo que se ocupe, ni algo por lo que tenga que disculparse o defenderse".

Malmqvist también ha sido objeto de polémica en los últimos tiempos tras la concesión en octubre pasado del Nobel de Literatura al chino Mo Yan, de cuyas obras es el traductor al sueco.

La Academia rechazó entonces públicamente las críticas a que Malmqvist no debía haber participado en la decisión por un posible conflicto de intereses, ya que podría verse beneficiado indirectamente por el premio debido a la mayor circulación de las obras del autor chino.