La Cumbre Mundial sobre Cambio Climático abrió hoy en Doha las negociaciones de alto nivel para lograr un acuerdo sobre la reducción de emisiones contaminantes, cuyo primer borrador podría estar listo en las próximas horas para ser debatido.

Fuentes de la delegación española consultadas por Efe explicaron que los ministros participantes en la cumbre esperan contar con un borrador sobre la prórroga del Protocolo de Kioto en la madrugada de este jueves.

Las conversaciones de alto nivel arrancaron hoy con el objetivo fundamental de fijar un segundo periodo de compromiso del citado protocolo, que vence este año.

En una entrevista con Efe, el secretario de Estado español de Medio Ambiente, Federico Ramos, expresó hoy su confianza en que la cumbre del clima en Doha acabe con un acuerdo sobre esa prórroga, a falta de ultimar sus condiciones, sobre todo en lo referido al superávit de derechos de emisión acumulados por algunos países en el pasado.

Si las negociaciones avanzan en la jornada de mañana, apuntó Ramos, también se podría estudiar un documento que fije las bases para llegar a un acuerdo que entre en vigor en 2015 y sustituya al de Kioto.

No obstante, continúan las discrepancias entre los 194 países participantes en cuanto a la duración de la prórroga y al llamado "aire caliente", como se conoce al superávit de emisiones del anterior periodo.

La delegación de la Unión Europea (UE) manifestó hoy su apoyo a la extensión de los compromisos de Kioto durante ocho años, con la "ambiciosa" meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 % hasta 2020.

El representante del Parlamento Europeo Mathias Groote señaló en rueda de prensa que las negociaciones de estos días pasan por acordar la financiación de las nuevas medidas, que será "la clave para que los países en desarrollo se sumen al acuerdo".

"El tiempo es dinero, especialmente en lo que se refiere al clima", apuntó Groote, que insistió en la necesidad "urgente" de eliminar de forma gradual la financiación de los combustibles fósiles.

Por su parte, la representante de la Comisión Europea (CE) Conne Hedegard advirtió de que extender el Protocolo de Kioto "no garantizará el éxito de Doha" y pidió otras medidas adicionales, como los 400 millones de euros que la CE ha destinado en ese sentido a los países en desarrollo.

Los delegados latinoamericanos también quisieron dejar clara su postura respecto a estas negociaciones, teniendo en cuenta que los efectos del cambio climático ya se han sentido en Sudamérica.

En ese sentido, el ministro de Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, instó a los países a actuar "decididamente y con urgencia", pues alertó de que -de lo contrario- "las consecuencias serán peores".

Por su parte, la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, destacó ante sus homólogos que el principal reto de la cumbre es prorrogar el Protocolo de Kioto "dos años más".

Teixeira insistió en reforzar los principios de "equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas" para permitir un mayor nivel de compromiso de todas las partes.

La secretaria de Estado de Ecuador para el proyecto Yasuní-ITT (que busca conseguir fondos internacionales para el desarrollo sostenible a cambio de no explotar esa reserva amazónica), Ivonne Baki, destacó en declaraciones a Efe que "aún quedan días para llegar a un acuerdo".

Baki abogó, además, por sacar adelante cuanto antes el Fondo Verde, de ayuda a los países en desarrollo, para que a la larga el gasto sea "mucho menor".