El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se mostró hoy en Praga abierto a buscar un acuerdo negociado con los palestinos para alcanzar una paz basada en dos Estados.

"Israel quiere llegar a la paz con los vecinos palestinos y, para ello, debe llegar a un acuerdo en cuya base está la negociación", aseguró Netanyahu en una rueda de prensa en la sede del Gobierno checo.

El jefe del Ejecutivo de Israel indicó que la solución pasa por "dos Estados para dos naciones. Y una paz donde el Estado palestino reconoce al Estado israelí".

Netanyahu agradeció a la República Checa su voto negativo en el reciente sufragio en la Asamblea General de la ONU que otorgó a Palestina el estatus de país observador.

"Gracias por ponerse del lado de la verdad, de la decencia y de la paz", dijo Netanyahu.

La República Checa fue, la semana pasada, el único miembro de la Unión Europea que votó en contra de la resolución propuesta por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para lograr el estatus de Estado observador.

"Palestina pidió al mundo ser reconocida sin ninguna garantía para Israel. Ni siquiera hubo una petición para acabar el conflicto con Israel", lamentó Netanyahu.

Por su parte, el primer ministro checo, Petr Necas, declaró: "en la ONU votamos con Israel porque pensamos que ese paso unilateral puede convertirse en obstáculo para el proceso de paz".

"Sólo se puede acabar el conflicto con encuentros directos", resaltó Necas.