Lionel Messi no empató el récord de goles de Gerd Mueller y en cambio salió en camilla el miércoles del partido entre el Barcelona y en Benfica por la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El astro argentino, que necesita un gol para empatar el récord de Mueller de 85 dianas en un año natural, comenzó el encuentro en al banca del Barsa y entró a la cancha a los 58 minutos.

Messi se lastimó la rodilla izquierda a los 79 minutos, cuando recibió un pase con ventaja y encaró al arquero del Benfica, Artur, quien se le tiró encima de la pierna. A pesar del golpe, el ariete se mantuvo de pie, siguió unos metros y alcanzó a rematar al arco, aunque el guardameta ya se había parado y atajó sin problemas. El árbitro no pitó falta en la jugada.

Inmediatamente después de rematar, Messi se tiró al suelo e hizo gestos de dolor, y después de ser atendido unos minutos fue sacado en camilla.

"La Pulga" ahora tiene cuatro partidos en 2012 — tres por liga y uno por la Copa del Rey — para igualar y romper la marca que Mueller fijó en 1972.