La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebran esta noche una cena de trabajo previa a las consultas bilaterales de sus gobiernos este jueves en un ambiente tenso ante las diferencias entre Berlín y Tel Aviv.

Los observadores políticos en Alemania coinciden en subrayar que las relaciones entre ambos países no atraviesan por su mejor momento, debido a la abstención de Alemania en la votación de la Asamblea de las Naciones Unidas para reconocer a Palestina el estatus de miembro observador.

Israel esperaba, por el compromiso histórico de Alemania y la carga del Holocausto, que la diplomacia germana votara con un rotundo "no" en esa votación y no que se sumara al abstencionismo minoritario en la Unión Europea, de los que 15 países votaron a favor del reconocimiento de Palestina.

A su vez, la decisión de Israel de dar luz verde a la construcción de 3.000 nuevas viviendas en territorio palestino ha irritado a Alemania, que se sumó a las protestas internacionales contra esta medida, considerada por muchos una represalia por el voto de la ONU.

Aunque Alemania no llamó a consultas al embajador de Israel como la mayoría de sus socios occidentales, su titular de Exteriores, Guido Westerwelle, criticó públicamente la política de asentamientos de Israel como una amenaza para los esfuerzos de paz en la región.

El portavoz gubernamental germano, Steffen Seibert, anunció este lunes que en el encuentro entre Merkel y Netanyahu habrá "una conversación abierta entre amigos", lo que ha sido interpretado como un claro indicio de que la canciller no dudará en expresar ante su invitado israelí su desacuerdo con la política de su gobierno.

Merkel ya adelantó esta semana por boca de su portavoz que Netanyahu está socavando "la confianza en su disposición al diálogo" con los palestinos y su temor a que los nuevos asentamientos dificulten la solución de la convivencia pacífica de dos estados.

Sin embargo habrá que esperar a mañana, cuando se produzca la comparecencia en rueda de prensa de Merkel y Netanyahu para conocer el alcance de las diferencias entre sus gobiernos.

Esta tendrá lugar tras las consultas bilaterales con miembros de sus respectivos gabinetes bajo el lema "Innovación, educación, sostenibilidad", a las que se sumarán también científicos de Alemania e Israel.