Los ministros de Exteriores de la OTAN repasarán hoy los progresos de su operación en Afganistán y discutirán la financiación a largo plazo de las fuerzas armadas afganas, que en 2014 se harán cargo totalmente de la gestión de la seguridad en el país.

Según ha avanzado el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen, financiar al Ejército y la Policía afganos es "una parte esencial" de la estrategia para estabilizar el país ante la amenaza talibán.

"Estamos comprometidos a desempeñar nuestra parte en el desarrollo de una financiación apropiada, coherente y efectiva para las fuerzas afganas", explicó el martes Rasmussen, quien, sin embargo, recordó que la cuestión incumbe a toda la comunidad internacional.

Hasta ahora, Estados Unidos ha corrido con el grueso del presupuesto en este ámbito, que ha permitido a Afganistán desarrollar unas fuerzas de seguridad que se acercan ya al objetivo de los 352.000 efectivos.

Washington, sin embargo, ya ha dejado claro que quiere que más países participen en ese esfuerzo a partir de 2014, cuando la OTAN pondrá fin a su misión de combate en Afganistán.

España, entre otros, se ha mostrado dispuesta a aportar fondos en la medida en que sea posible para su economía.

"España está absolutamente decidida a cumplir con sus compromisos internacionales dentro de lo que suponen las restricciones presupuestarias que estamos viviendo", explicó el martes a los periodistas el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

En la reunión de hoy, los ministros de la Alianza compartirán mesa con sus homólogos de los 22 países que apoyan a la OTAN en Afganistán.