La Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU) cerró hoy su congreso, tras aprobar la moción de la presidencia de la formación que lidera la canciller Angela Merkel, a favor de impulsar la inmigración cualificada.

La moción, titulada "Una Alemania fuerte, con oportunidades para todos", fue aprobada por unanimidad por el cerca de un millar de delegados del congreso, abierto ayer en Hannover (centro del país).

El texto explicita la vocación del partido de favorecer y optimizar la integración en su mercado laboral de inmigración cualificada.

La CDU apuesta por una "cultura viva de la bienvenida" y debe evidenciar este sentir a quienes llegan al país para incorporarse a su mercado laboral, apunta la moción.

La moción se considera expresión de un claro espíritu reformista, dentro del partido de la canciller, ya que en el pasado ni siquiera se planteaba que Alemania pudiera considerar un país receptor de inmigración.

El texto finalmente aprobado por la presidencia se postula, asimismo, por reforzar el papel de la mujer en posiciones de liderazgo, aunque rechaza la imposición de una cuota del 30 % en los consejos de administración de la empresa privada.

La propia Merkel se había pronunciado explícitamente en contra de esa cuota, lo que supone una derrota para su ministra de Trabajo, Ursula von der Leyen, impulsora de esa vía.

Con la aprobación del texto se cerró el congreso, en el que ayer fue reelegida para la presidencia Merkel, con cerca de un 98 % de los votos, tras doce años al frente de la formación.

El congreso de Hannover estaba considerado el pistoletazo oficioso para la campaña electoral de 2013, en que Merkel aspira a la reelección y a poder seguir al frente de su actual coalición con el Partido Liberal (FDP).