El cineasta neozelandés Peter Jackson justificó hoy los cambios realizados en la película "The Hobbit" respecto al libro original explicando que ha buscado contar mejor la historia y utilizar material de J.R.R. Tolkien no utilizado en el cine.

"Había material en los libros de 'El Señor de los Anillos' que Tolkien pensaba usar para una versión expandida de 'The Hobbit'", explicó Jackson en una conferencia de prensa para la presentación en Nueva York de "The Hobbit: An Unexpected Journey".

Se trata de la primera parte de la trilogía de películas basada en el libro, escrito al igual que "El señor de los anillos" por el autor británico.

"The Hobbit" fue escrito en 1937 como una pequeña obra fantástica para niños, pero ha sido adaptado al cine once años después de que su secuela llegase a la Gran Pantalla.

Por ello, la coguionista Philippa Boyens explicó que si las adaptaciones cinematográficas hubieran seguido el orden de publicación de los libros "hubiéramos hecho una historia muy diferente".

Al tener que hacerlo al revés "decidimos contar esa parte de la historia" que no aparece en "The Hobbit" pero sí queda explicada después en "El Señor de los Anillos".

"Hemos vuelto a la Tierra Media a contar una historia diferente, en un momento diferente", subrayó Jackson.

Luego está la cuestión de por qué hacer tres películas, frente a las dos previstas inicialmente, a partir de un libro mucho más pequeño que "El Señor de los Anillos", lo que ha hecho surgir algunas críticas entre quienes consideran que los estudios que han producido el filme han pecado de avariciosos.

El actor Ian McKellen, que vuelve a dar vida al mago Gandalf, defendió al director al asegurar que "si alguien cree que Peter Jackson ha preferido a las fuerzas del mercado antes que los imperativos artísticos, es que no le conoce".

En esto coincide Andy Serkis, que vuelve a poner voz y a encarnar digitalmente a Gollum, pero que esta vez ha trabajado también como director de la segunda unidad de rodaje.

Serkis apoya a su jefe Jackson al asegurar que hacer tres filmes permite "profundizar" en cada personaje, especialmente en los de los trece enanos que viajan con Bilbo Bolsón por la Tierra Media.

Jackson destacó también la satisfacción que le ha producido trabajar con 3D y 48 fotogramas por segundo, sobre todo esta última técnica, ya que "te hace sentir que estás dentro del filme", incluso si reduce parcialmente los efectos tridimensionales.

"Estoy fascinado por las reacciones" de los que han podido ver la película, reconoció Jackson, quien insistió en que esta técnica permite percibir aún mejor el nivel de detalle del trabajo de decoración, vestuarios o maquillaje.

El coordinador de efectos visuales, Joe Letteri, señaló por su parte la continua experimentación que han tenido que realizar con nuevas técnicas.

A tal punto que el propio McKellen ironiza acerca de que los efectos especiales tan avanzados harán que "El Señor de los Anillos" parezca "atrasado" respecto a "The Hobbit".

La gente verá las películas en su orden natural y encontrará que el Gollum de la segunda trilogía parece "una marioneta" respecto al personaje digital mucho más avanzado de "The Hobbit", afirma.

Esta primera entrega de "The Hobbit" se estrenará en los cines el próximo día 14.

El resto de los filmes de la trilogía -"The Hobbit: The Desolation of Smaug" y "The Hobbit: There and Back Again"- tienen fechas de estreno previstas para diciembre de 2013 y julio de 2014, respectivamente.