El gobierno de Barack Obama se alista para designar a un grupo rebelde sirio con supuestos vínculos con al-Qaida como una organización terrorista extranjera, en una medida destinada a socavar la influencia de los extremistas entre la oposición siria, dijeron el miércoles funcionarios estadounidenses.

La medida congelará cualquier activo que los miembros de al-Jabat Nusra tengan en jurisdicciones de Estados Unidos y prohíbe a los estadounidenses proporcionar apoyo material al grupo, añadieron los funcionarios.

Sin embargo, la designación, la cual se espera para los próximos días, sería en gran medida simbólica, ya que no se cree que el grupo tenga participaciones o apoyo significativos en Estados Unidos.

Los funcionarios dijeron que el gobierno espera que las sanciones alienten a otros países a tomar medidas similares y desanime a los sirios que consideren unirse a un grupo incluido en la lista negra.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no estaban autorizados a anticipar públicamente la designación.

Dijeron que el gobierno tenía previsto anunciar la designación esta semana, pero decidió esperar hasta después de que los líderes de la oposición siria y sus simpatizantes sean informados de que las medidas contra Jabat al-Nusra no están dirigidas a ellos y no indican un cambio en el apoyo de Estados Unidos para los enemigos moderados del gobierno del presidente Bashar Assad.

La medida se complementará con la decisión prevista de reconocer al nuevo consejo del liderazgo opositor como el único representante legítimo del pueblo sirio. Los funcionarios añadieron que la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton probablemente anuncie el reconocimiento en una reunión del grupo de Amigos de Siria en Marruecos el 12 de diciembre.

___

La redactora de The Associated Press Elizabeth Kennedy en Beirut, Líbano, contribuyó a este despacho.