El Producto Interior Bruto (PIB) de China, la segunda economía mundial, crecerá un 7,7 por ciento en 2012, lejos del 9,2 por ciento registrado en 2011, pero en 2013 subirá un 8,2 por ciento, según las previsiones de la estatal Academia China de Ciencias hechas públicas hoy.

En el último cuarto de 2012, habrá ya un repunte, con un crecimiento trimestral del 7,5 por ciento, frente al 7,4 del tercer trimestre (en el segundo fue del 7,6), según la previsión de la academia, principal "think tank" del Gobierno chino, de la que se hace eco la agencia oficial Xinhua.

El Gobierno chino, que ya calculaba que la economía del país se ralentizaría este año (afectada por la crisis en principales socios como la Unión Europea), fijó a principios de año una meta de crecimiento del 7,5 por ciento para 2012, modesta en comparación con años anteriores (en que esperaba crecer por encima del 8).

El documento de la academia también predice que la inflación en China este año será del 2,7 por ciento, y del 3 por ciento en 2013, cifras menores a las de ejercicios anteriores, en las que la lucha contra el alza de precios fue prioritaria para Pekín.

"La prioridad para la política macroeconómica de China sigue siendo estabilizar el crecimiento", concluyó el informe, en el que se sugiere lograr un equilibrio entre la reestructuración, la profundización de las reformas y el desarrollo.