El puerto de Los Ángeles (EE.UU.) volvió hoy a funcionar a pleno rendimiento después de que la empresa y los trabajadores alcanzaran un acuerdo la noche de este martes para poner fin a ocho días de huelga parcial, confirmaron las autoridades en un comunicado.

El grupo local del sindicato International Longshore and Warehouse Union movilizó el día 27 de noviembre a los empleados del complejo portuario, uno de los que más mercancías gestionan en todo el mundo, para protestar por la externalización de servicios a otros puertos en EE.UU. y en otros países.

La patronal, representada por Harbor Employers Association, negó esas acusaciones y fue necesaria la intervención de mediadores externos, como el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, para superar el conflicto que dejó paradas 10 de las 14 terminales de carga del puerto.

Durante esos días, numerosos buques fueron desviados a puertos como el de Oakland en la bahía de San Francisco, así como Ensenada en México para continuar con sus operaciones.

El acuerdo entre las partes estableció que no habrá externalización de servicios, según la patronal, que informó que el remodelado convenio colectivo incorporó mejoras salariales y subida de las pensiones, así como una cláusula para no despedir empleados.

El nuevo convenio tendrá una vigencia de 6 años y expirará el 30 de junio de 2016.