El ilusionista estadounidense Wayne Houchin, que sufrió quemaduras en medio de un programa de televisión en República Dominicana debido a un líquido inflamable con el que le roció el presentador, señaló hoy por medio de sus abogados que se trató de un "atentado" e instó al acusado a entregarse.

La justicia dominicana ha ordenado la detención del conductor de televisión Franklin Barazarte, de nacionalidad venezolana, quien afirma estar en Estados Unidos desde antes de esa orden, cuya existencia fue confirmada el martes por la Fiscalía, y en declaraciones a medios locales ha afirmado que regresará al país.

Los hechos sucedieron el 26 de noviembre durante la grabación del espacio "Acércate a los astros", que se transmite por el canal 9 de la televisión local, y han tenido gran repercusión, debido a un vídeo que está colgado en internet, en el que se ve el momento en que la cabeza de Houchin se prende en llamas.

Houchin compareció hoy ante los periodistas junto a su abogado, Roberto Ramírez Moreno, y aseguró que se recupera de sus lesiones, aunque persisten los "fuertes dolores" en el rostro.

El abogado desestimó que lo sucedido haya sido un "lamentable accidente", como dijo este martes a Efe Barazarte, y señaló que fue "un atentado a la integridad física" del ilusionista y que estudian posibilidad de que el motivo haya sido el celo profesional.

"No fue parte de un show, no fue parte de una magia o de un truco", subrayó Ramírez Moreno.

"Si no fue intencional ¿por qué (Barazarte) no ha dado la cara? ¿Por qué no fue al médico (a visitar a Houchin) o por qué no se ha comunicado con él?", se preguntó el abogado.

La orden de captura contra el presentador de televisión fue emitida el 29 de noviembre, pero entonces ya éste "había huido del país", afirmó por su lado, Juan Ramón Ventura, el otro abogado del estadounidense.

"No se trató de un accidente, sino todo lo contrario, y la consecuencia es que Houchin no ha podido hacer el trabajo que hace", afirmó.

El ilusionista sufrió quemaduras de primer grado en la cara, el cuello, una oreja y una mano, después de que Barazarte, "sin previo aviso y sin ningún tipo de medidas de seguridad", le roció con Agua de Florida, una colonia sumamente inflamable por su alto contenido alcohólico, según relato en su cuenta de Facebook.