El banco estadounidense Citigroup anunció hoy que eliminará más de 11.000 empleos con el fin de recortar 1.100 millones de dólares anuales en gastos a partir de 2014 como parte de un proceso de transformación con el que busca ser más eficiente.

La entidad financiera detalló en un comunicado que la mayor parte de los recortes, en concreto unos 6.200, se producirá en el área de banca para el consumidor, y añadió que los despidos le provocarán un gasto extraordinario de 1.000 millones de dólares en el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal 2012.

"Estas acciones son los pasos lógicos en la transformación de Citi", dijo al anunciar estas medidas el consejero delegado del banco, Michael Corbat, quien afirmó que ha encontrado "áreas y productos donde nuestra presencia no provee de unas retribuciones significativas".

Según Corbat, quien tomó las riendas del banco en octubre pasado tras la salida de Vikram Pandit, este plan "aumentará la eficiencia operativa" de Citigroup al "reducir gastos y capacidades excesivos, bien sea en las áreas de tecnología, bienes raíces o simplificando nuestras operaciones".

La empresa prevé que los despidos, que afectan al 4 % de su plantilla, le generarán además unos gastos de 100 millones de dólares en la primera mitad de 2013, pero que empezarán a suponer unos ahorros de 900 millones de dólares en el conjunto de ese ejercicio y de 1.100 millones anuales a partir de 2014.

Además, la firma anunció que este plan incluye también el cierre de 14 oficinas en Brasil, 7 en Hong Kong, 4 en Hungría, 15 en Corea y 44 en Estados Unidos, con el fin de centrarse en las ciudades con mayor potencial de crecimiento en el sector de banca para el consumidor.

La noticia fue bien recibida en Wall Street y media hora después del inicio de la sesión las acciones de Citigroup subían el 3,91 % para cambiarse por 35,63 dólares cada una en la bolsa de Nueva York, donde acumulan una revalorización del 37,15 % desde enero.