La campaña para las elecciones presidenciales y parlamentarias del próximo viernes en Ghana, país considerado un modelo de democracia en África, acaba hoy con el presidente, John Dramani Mahama, como favorito para renovar mandato.

La campaña, que arrancó el pasado año y se ha intensificado en los últimos meses, ha transcurrido en general de manera pacífica, aunque en la última semana se registraron varios casos de violencia en Kumasi (centro de Ghana), feudo de la oposición.

Un total de ocho candidatos se disputan la Presidencia, entre los que destacan Mahama, del Congreso Nacional Democrático (NDC, centro-izquierda), y el principal líder opositor, Nana Akufo-Addo, del Nuevo Partido Patriótico (NPP, centro-derecha).

Todos los candidatos firmaron el pasado mes un pacto por el que se comprometieron a garantizar un desarrollo pacífico de las elecciones, a las que están llamadas algo más de 14 millones de personas.

En una zona de África Occidental marcada por la volatilidad (en la vecina Costa de Marfil, por ejemplo, las disputadas elecciones de 2010 desembocaron en una guerra civil), Ghana se presenta, a ojos de la comunidad internacional, como una democracia estable y próspera.

De hecho, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha llegado a definir al país como "un modelo de democracia en África".

En los comicios del viernes, Mahama parte como favorito para alzarse con el triunfo, aunque, según los expertos, no lo tendrá fácil para obtener más del 50 por ciento de los votos necesario para evitar una segunda vuelta electoral.

El actual jefe de Estado, que llegó al cargo tras la repentina muerte de su antecesor, John Evans Atta Mills, el pasado julio, ha conseguido unificar al NDC, afectado en los últimos años por divisiones internas.

En los comicios de 2008, Mills pudo derrotar a Akufo-Addo, pero un escaso margen de algo menos de 100.000 votos.

Durante la campaña, Mahama, de 54 años, ha puesto sobre la mesa los grandes logros económicos de su partido desde su acceso al poder en 2008, como el hecho de que la economía del país, que se convirtió en productor petrolero en 2010, haya llegado a crecer anualmente un 14 por ciento, como ocurrió en 2011.

También ha subrayado el NDC el aumento de los sueldos de los trabajadores del sector público y el desarrollo de obras de infraestructura, como carreteras, escuelas y hospitales.

Sin embargo, Akufo-Addo ha puesto en tela de juicio esos datos y asegura que el ghaneano medio está hoy día peor que cuando el NDC llegó al Gobierno hace cuatro años.

El líder del NPP, de 68 años, ofrece un "programa de transformación" que, entre otros puntos, incluye la lucha contra la corrupción, una "revolución industrial" que busque nuevos mercados para los productos ghaneses y la modernización de la agricultura.

Actualmente, el partido gubernamental cuenta en el Parlamento -de 230 diputados, aunque en estos comicios se ampliará a 275 debido a la creación de nuevas circunscripciones electorales- con 116 escaños, frente a los 106 del NPP.

Un total de 1.332 candidatos -entre ellos 134 mujeres- se disputarán los 275 escaños en liza en unos 26.000 colegios electorales repartidos por todo el país.