La explosión de una bomba colocada ante una oficina del partido neonazi griego Amanecer Dorado causó hoy graves daños materiales en el local, según informó la Policía griega, que precisó que no se registraron víctimas.

El artefacto, de fabricación casera, detonó en la entrada de la sede de esta formación en Aspropyrgos, un municipio a las afueras de Atenas.

La explosión afectó también a varios almacenes y viviendas cercanas al local del partido neonazi.

Este partido cuenta con 18 diputados en el Parlamento y logró el 7 por ciento de los votos en las elecciones de junio.

Su discurso se centra en la expulsión de los inmigrantes y varios de sus militantes y simpatizantes han sido acusados de agredir y amenazar a extranjeros.

El Partido Socialdemócrata solicitó hace dos días la ilegalización de esta formación, aunque la Constitución griega no permite poner a un partido fuera de ley.