Thalía creció entre estudios de televisión y escenarios y no es raro que sus hijos, que apenas comienzan a entender su profesión, hayan heredado de ella el ímpetu artístico.

Pero aunque a Sabrina Säkae la música "le sale naturalmente" y que el pequeño Matthew "es muy plástico", la intérprete prefiere que en el futuro opten por dedicarse a oficios alejados al mundo de los reflectores.

""Tienen esa vena de arte, del padre y de la madre, pero ojalá que se dediquen a otra cosa que no sea tan drenante y que agarren esto como hobby, no como una profesión", dijo Thalía el martes tras expresar que su hija "es muy musical, le encanta hacer canciones de historias y las escribe, las compone" y que a su hijo "le gusta pintar, le gusta estar haciendo dibujos".

En una pequeña rueda de prensa para promocionar "Habítame siempre", su nuevo álbum, la superestrella mexicana radicada en Nueva York aseguró que prefiere mantener alejados de los escenarios a sus hijos con su esposo, el magnate de la industria musical Tommy Mottola.

"Ellos apenas están descubriendo, sino es que ella, por que él es todavía un bebecito, que mamá sale en la tele, que mamá es cantante. Yo no soy de las que llevo a mis hijos adonde voy, no creo que sea necesario el arrastrarlos, (y decir): ¡Vengan a verme y suban al escenario a que corra el niño mientras yo ensayo con los músicos! Esa no es mi filosofía de vida", expresó la cantante.

Como sus pequeños, Thalía dijo haber heredado la impronta artística de su madre, Yolanda Miranda, quien falleció sorpresivamente en mayo de 2011 y que dedicaba parte de su tiempo a la pintura.

"Mi mamá pintaba. Es algo que a mí me encanta... Me gusta hacer mis trazos, mis cosas, pero es algo como más hobby, como desahogo", precisó.

Durante su visita a su natal México, la cantante también grabó un par de números musicales para el concurso televisivo de talento "La Voz... México", a transmitirse el 9 de diciembre.

___

Isaac Garrido está en Twitter como https://twitter.com/igarridoAP