Unos 400 empresarios de los países del Mercosur se reunirán el próximo viernes en Brasilia, en paralelo a la Cumbre de jefes de Estado, para sumarse al debate sobre el modelo que debe adoptar el bloque para acelerar la integración productiva.

"No será un foro de negocios, sino una conversación abierta y franca para pensar un nuevo modelo productivo, que abarque a todos los sectores", dijo en una entrevista con Efe el diplomático Rubens Gama, director de Promoción Comercial de la cancillería brasileña y responsable por la organización del I Foro Empresarial del Mercosur.

Gama explicó que, aunque en otras cumbres del Mercosur ha habido reuniones de empresarios, la que se celebrará en Brasilia será la primera promovida directamente por los Gobiernos e incluida en forma oficial en el programa de la cita de los jefes de Estado, que además asistirán el viernes a la clausura.

Los debates serán divididos en cuatro grandes ejes, centrados en las áreas con mayor potencialidad económica y comercial del bloque que forman Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay, este último suspendido desde junio pasado, después de la destitución del entonces presidente Fernando Lugo.

Esas áreas son agricultura, energía, innovación y logística, dijo Gama, quien apuntó que, aunque asistirán representantes de grandes compañías de esos sectores, en todos los ejes temáticos habrá discusiones sobre cómo favorecer una mayor participación de las pequeñas y medianas empresas en la dinámica de la integración.

"Queremos escuchar las opiniones de los empresarios sobre los modelos de integración de las cadenas productivas" que los Gobiernos promueven, a fin de hacerlos más eficientes y atractivos para el sector privado, indicó el diplomático.

Gama le otorgó un particular interés al debate sobre energía, un asunto que cobra un relieve especial con la incorporación al bloque de Venezuela y su enorme potencial en las áreas de petróleo y gas.

Asimismo, en la cumbre de Brasilia se comenzará a discutir el posible ingreso al Mercosur de Bolivia, otro país que ampliará la dimensión energética del bloque.

Según el diplomático, el sector energético será clave para el futuro del Mercosur, que con la entrada de Venezuela "pasa a ser una potencia mundial" en un área "clave" para todo proceso productivo.

En los países del Mercosur los sectores de petróleo y gas están fundamentalmente en manos de empresas estatales, por lo que Gama consideró que es "importante" adecuar la visión de los Estados a las "expectativas" del sector privado.

"De la energía dependen todas las áreas productivas y también el crecimiento de las economías", por lo que los Estados deben tener una "estrecha" colaboración con los sectores privados en ese sector, a fin de estar en condiciones de garantizar la demanda energética en función de las necesidades de la industria, indicó.

Otro objetivo de la aproximación entre empresarios y Gobiernos que planteará este foro será buscar fórmulas que permitan minimizar el impacto de los recurrentes roces comerciales entre los países que integran el Mercosur.

Gama dijo confiar en que los empresarios sugieran alternativas que ayuden a solucionar con mayor celeridad unos problemas que, en su opinión, son parte de los "dolores" del crecimiento del comercio dentro del Mercosur.

Según datos oficiales, en 1990 los flujos comerciales entre los países del Mercosur sumaban 4.100 millones de dólares, pero en 2011 llegaron a 60.600 millones de dólares, lo que trajo aparejadas unas nuevas dificultades.

"La única forma de evitar esos problemas, es no comerciar", dijo el diplomático, quien subrayó que el Mercosur pretende "evitar" que los roces que surgen en sectores "puntuales" acaben "secuestrando la narrativa de un proceso de integración" que es "inevitable" y en el que todos los países del bloque han hecho una "decidida apuesta".