La inflación interanual subió una décima en octubre en el conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), debido esencialmente al tirón de los precios de la energía.

Según los datos publicados hoy, la energía se encareció un 5,4 % en los 34 países miembros de la OCDE entre octubre de 2011 y el mismo mes de este año, cuando el incremento interanual había sido del 5,1 % en septiembre.

La progresión de los alimentos fue mucho más moderada en octubre, del 2,2 % en los doce meses precedentes, una décima más que en septiembre.

Eso significa que la inflación subyacente, que no tiene en cuenta esos dos factores habitualmente más volubles, fue del 1,7 % en la OCDE.

Dentro de la organización, las tasas de inflación estuvieron claramente por encima de la media en Turquía (7,8 %), Hungría (6 %), México (4,6 %), Islandia (4,2 %), Estonia (4,1 %), Eslovaquia (3,8 %), España (3,5 %), República Checa (3,4 %) y Polonia (3,3 %).

En el caso de España, la principal razón de esa tasa elevada fue el aumento de los precios de la energía del 11,2 % en doce meses, una cifra que tiene que ver sobre todo con el incremento de los impuestos, y sólo superada por las constatadas en Grecia (18,4 %), Turquía (16,2 %) e Italia (14 %).

En México, la inflación se explicó en buena medida por la escalada de los alimentos (10,4 %), la más fuerte del conocido como el "Club de los países desarrollados".

La inflación de la zona euro en octubre disminuyó una décima, al 2,5 %, en particular por el descenso en Italia (seis décimas en un mes al 2,6 %).

En Estados Unidos se registró un alza de dos décimas, al 2,2 %. En Japón, la situación de deflación se agravó en octubre con una caída de precios del 0,4 % en un año (-0,3 % en septiembre).