Dirigentes indígenas brasileños exigieron el martes una rápida demarcación de sus tierras, amenazadas por la invasión de madereros y grandes productores agrícolas, al entregar a los tres poderes del Estado un documento de apoyo a sus demandas firmado por figuras del mundo cultural y político.

El grupo formado por unos 70 representantes de comunidades autóctonas de todo el país, en su mayoría del estado occidental de Mato Grosso do Sul, entregaron el documento a autoridades del Congreso, la presidencia y el Supremo Tribunal Federal, la corte suprema de Brasil.

En una ceremonia en la sede del Congreso, el dirigente indígena Ladio Veron, de la comunidad guaraní-kaiowa de Mato Grosso do Sul, alertó sobre la deplorable situación de ese grupo, que ha tenido que dejar sus tierras por la invasión de agricultores.

"No soportamos más vivir a la orilla de las carreteras, enfrentando lluvia, sol, desnutrición. Los emprendimientos que están donde deberíamos estar nosotros acaban con nuestros ríos y bosques, envenenan nuestra tierra", sostuvo Veron, hijo del cacique Marcos Veron, asesinado en 2003 por hombres armados al servicio de los ocupantes de sus tierras.

El documento de apoyo a la demanda de los indígenas fue firmada por 20.000 personas, incluyendo figuras del mundo cultural como el lingüista estadounidense Noam Chomsky, el escritor uruguayo Eduardo Galeano y el actor brasileño Wagner Moura.

En el texto los indígenas manifestaron su rechazo a un proyecto de enmienda constitucional impulsada por la bancada ruralista del parlamento que le quita al gobierno la potestad de definir las tierras indígenas y la pone en manos del Congreso.

Diputados defensores de los derechos indígenas advirtieron que esa propuesta, aprobada en marzo por la Comisión de Constitución y Justicia de la cámara baja, busca beneficiar proyectos privados interesados en las tierras indígenas al abrir la puerta para que legisladores ruralistas influyan en la demarcación de los territorios de las comunidades aborígenes.

"No podemos cambiar la Constitución por simple ambición para sacar a los indios de sus tierras y poner vacas. Dicen que los indígenas tienen demasiadas tierras, pero es imprescindible que lo tengan para la preservación de nuestra cultura y medio ambiente", sostuvo el diputado Mariton de Holanda, coordinador del frente legislativo de defensa de los pueblos indígenas.

La aprobación de la enmienda constitucional podría impedir la demarcación de cerca de 700 territorios indígenas, incluyendo los de los guaraní-kaiowa, indicó Cleber Buzatto, secretario ejecutivo del Consejo Indigenista Misionero, adscrito a la iglesia católica.