Los empresarios del sector construcción pidieron hoy al Gobierno de Nicaragua crear incentivos para poder aumentar la construcción y venta de viviendas de interés social a unas 10.000 anualmente.

El presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), Alberto Atha, se refirió al asunto en la rueda de prensa en la que presentó el informe anual del sector, que cerró 2012 con la edificación de unas 4.000 viviendas de interés social, indicó.

Según el empresario, el déficit de viviendas en Nicaragua supera las 300.000 unidades.

"Estamos un poco preocupados (porque) no hemos logrado que el marco institucional acompañe el desarrollo", dijo el presidente de la Cadur.

Con el actual marco institucional, que ofrece préstamos blandos sólo a casas valoradas en menos de 20.000 dólares, según Atha, han logrado en los últimos ocho años pasar de construir 700 viviendas anuales a 4.000.

Con esa cantidad de viviendas por año "no se resuelve el déficit, pero demuestra que en los próximos años podemos dar un salto de calidad al construir viviendas de forma masiva", si se reforma el marco institucional, consideró.

"Un compromiso del año 2013 deberá ser que las leyes, reglamentos e instituciones lleven el mismo ritmo de crecimiento de todo el sector", apuntó.

El líder empresarial calculó que con un mayor estímulo en préstamos y reducción de impuestos en materiales de construcción se puede llegar a levantar y vender hasta 10.000 casas por año, principalmente de interés social o de bajo coste.

La Cadur ha propuesto establecer un índice de precios de materiales de construcción que permitan bajar los costos de la vivienda.

También que las empresas ofrezcan condiciones a los asalariados para pagar la prima, y liberar a los urbanizadores del pago de la infraestructura del servicio público de energía y alumbrado público.

Hasta ahora el Gobierno no ha reaccionado a la petición de la Cadur.

Los urbanizadores han destacado como positivo que en el sistema financiero está implementada la opción de renta con opción a compra a los interesados en una vivienda.

El precio más bajo de una vivienda nueva en una urbanización de Managua es de 18.000 dólares y la más alta de 150.000 dólares, según datos de la Cadur.