La casa museo de Louis Armstrong en Nueva York acerca desde hoy a sus visitantes a la pasión que el legendario trompetista de jazz le profesaba a la Navidad gracias a la reproducción de unas desconocidas cintas de audio que grabó él, solo y junto a su familia, para celebrar las fiestas.

Puede que debido a la extrema pobreza con la que vivió durante toda su infancia en su Nueva Orleans (Luisiana) natal, donde no tuvo jamás su propio árbol de Navidad, Armstrong y su mujer Lucille siempre se tomaron muy en serio la celebración de estas fiestas, decorando minuciosamente su casa en el barrio neoyorquino de Queens.

Ahora, gracias a esta nueva visita guiada por el hogar de esa leyenda del jazz, designado como patrimonio nacional y de la Gran Manzana, los visitantes podrán ver desde cerca hasta el próximo 30 de diciembre cómo Armstrong festejaba entre música, amigos y familia la Navidad.

Según explica la casa museo Louis Armstrong en su web, este nuevo tour hace a los visitantes "sentir que Louis y Lucille acaban de salir un minuto de casa", puesto que los muebles no han sido tocados desde su muerte y han sido decorados ahora con los ornamentos que ellos mismos utilizaban para estas fiestas, encontrados en el ático.

"Feliz Navidad a todos, soy Satchmo", da la bienvenida la ronca voz del cantante y trompetista en una de esas grabaciones, refiriéndose al apodo con el que se hizo famoso en todo el mundo, gracias a canciones como "What a Wonderful World" y "When The Saints Go Marching In".

Entre las grabaciones que se pueden escuchar en esa visita guiada de cuarenta minutos se encuentran canciones como "White Christmas", "All I Want for Christmas Is My Two Front Teeth" y "The Night Before Christmas", muchas de ellas grabadas en esta casa de Queens a la que se mudó en 1943 y donde vivió hasta su muerte en 1971.