El poder del ala-pívot Blake Griffin y el acierto encestador del escolta Jamal Crawford fueron las claves que permitieron a Los Ángeles Clippers llegar al EnergySolutions Arena de Salt Lake, y vencer a domicilio por 104-105 a los Jazz de Utah, que perdieron su condición de invictos como locales.

Griffin impuso su presencia bajo los aros y aportó cifras dobles con 30 puntos y 11 rebotes que lo dejaron como la gran figura de los Clippers (11-6), que ganaron el tercer partido consecutivo y vuelven a ser los líderes de la División Pacífico tras la derrota de los Warriors de Golden State por 94-102 ante los Magic de Orlando.

Crawford, que aportó 20 puntos y cuatro asistencias, anotó un par de tiros libres en la recta final del partido que también contribuyeron al triunfo.

El base Chris Paul se encargó de dirigir el juego de su equipo y consiguió 14 puntos, seis de ellos en el último cuarto después de que los Clippers neutralizasen una desventaja de 10 puntos en ese mismo periodo, y repartió nueve asistencias.

Su excompañero Mo Williams encabezó el ataque de los Jazz (9-10) al conseguir cifras dobles con 20 puntos y 12 asistencias, mientras que Randy Foye, otro exjugador de los Clippers, anotó 19 tantos.

El pívot Al Jefferson volvió a ser el mejor bajo los aros con la aportación de un doble-doble de 16 tantos y 10 rebotes.

La derrota fue la primera de los Jazz en casa desde el revés de 107-105 que le propinó Phoenix el 4 de abril.

Los Jazz tuvieron las bajas de los alas-pivots Marvin Williams y Derrick Favors, que no jugó su segundo partido consecutivo por una fascitis plantar.