La Bolsa de Seúl arrancó la semana con una subida moderada empujada por la demanda de los inversores extranjeros, que, según los analistas, se vieron animados por la difusión de datos económicos positivos en China y Corea del Sur.

El indicador Kospi ganó 7,12 puntos, un 0,37 por ciento, y quedó en 1.940,02 unidades en una sesión en la que se movieron acciones por unos 3.000 millones de dólares, mientras el índice de valores tecnológicos Kosdaq cayó 0,40 puntos, un ligero 0,08 por ciento, hasta 498,97 enteros.

Los buenos datos publicados el fin de semana en China sobre su sector manufacturero y las buenas noticias sobre la inflación surcoreana, que ralentizó su ritmo en noviembre, fueron bien acogidos en el parqué surcoreano, especialmente entre los inversores foráneos, que intensificaron su demanda.

Según los analistas, el anuncio de Corea del Norte de que lanzará un cohete de largo alcance este mes no tuvo un impacto relevante en el mercado, que ya no reacciona con tanta intensidad a los temas relacionados con el régimen comunista.

Entre los que ganaron terreno estuvo el líder del parqué, Samsung Electronics, que se apuntó un 1,71 por ciento, al tiempo que la otra gran firma surcoreana, Hyundai Motor, avanzó un 1,33 por ciento.

El grupo surcoreano NHN, operador del portal más visto del país, Naver, ganó casi un 4 por ciento ante las buenas perspectivas de su servicio de mensajería móvil LINE.

A contracorriente fueron hoy las constructoras y los astilleros. Hyundai Engineering & Construction cedió un 1,47 por ciento, al tiempo que Daewoo Marine & Shipbuilding Engineering se dejó a su vez un 1,44 por ciento ante sus flojos resultados operativos del tercer trimestre.

La moneda local perdió 0,2 unidades frente al dólar, que se intercambiaba en 1.083,1 wones al cierre de la sesión.