La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sancionó dos leyes que tipifican delitos informáticos como la invasión de ordenadores, el robo de contraseñas o correos electrónicos y el ataque a páginas webs, anunciaron hoy fuentes oficiales.

La jefa del Estado dio luz verde a las normas el pasado viernes y hoy fueron publicadas en el Diario Oficial de la Unión, informó la estatal Agencia Brasil.

Las nuevas leyes introducen en el Código Penal delitos cibernéticos y detallan penas de cárcel para los casos considerados más graves, como la invasión de comunicaciones electrónicas privadas, el robo de secretos industriales o informaciones secretas.

En el caso de que se divulguen o comercialicen informaciones o fotografías privadas obtenidas en el ataque informático, la severidad de las penas puede aumentar.

Además, también se refleja el delito de uso de datos de tarjetas de crédito sin autorización del titular, práctica que pasa a estar equiparada a la falsificación de documentos con penas que llegan hasta cinco años de prisión.