París y Londres estudian tomar represalias contra Israel por aprobar nuevas colonias en el territorio palestino ocupado, informó hoy el diario israelí "Haaretz", que asegura que las medidas podrían incluir la llamada a consultas de los embajadores.

El rotativo, que cita fuentes diplomáticas de varios países europeos, informa de que el anuncio israelí el viernes, que siguió al reconocimiento de la ONU a Palestina como estado observador, ha causado gran irritación en varias capitales de Europa, que en esta ocasión no se limitarán a condenar los hechos, sino que tomarán medidas diplomáticas más duras.

El enfado se debe no tanto a la construcción de nuevas viviendas para colonos judíos en los asentamientos sino, sobre todo, a la decisión de llevar a cabo el proyecto denominado E1, que pretende unir colonias en Jerusalén Oriental con la de Maale Adumín, lo que impediría la continuidad territorial de Cisjordania y haría inviable el establecimiento de un Estado palestino.

La construcción del proyecto E1 es "una línea roja" para Francia y Reino Unido, asegura el "Haaretz".

Además de la ampliación de asentamientos, Israel anunció ayer que confiscará 460 millones de dólares del dinero de impuestos y aranceles que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y que está obligado a transferirle según los acuerdos de paz de Oslo.