El exárbitro ecuatoriano Byron Moreno, condenado en Estados Unidos por tráfico de drogas, llegó hoy a Guayaquil en calidad de deportado junto con otros 54 compatriotas, según informó la Secretaría Nacional del Migrante (Senami).

Moreno, de 43 años, de los que dedicó 16 años al arbitraje y que también fue comentarista deportivo, llegó al aeropuerto de Guayaquil en un vuelo chárter contratado por el Gobierno de Estados Unidos, dijo a Efe una fuente de la Senami, que pidió no ser identificada.

Moreno fue cuestionado por agentes antinarcóticos en el mismo aeropuerto y salió por una puerta secundaria en una camioneta de la policía, explicó la fuente, que dijo no saber si había sido arrestado.

Un juez neoyorquino condenó a Moreno el año pasado a cumplir 30 meses de prisión y tres años bajo supervisión, pero las autoridades le liberaron antes de cumplir la sentencia completa.

Llevaba detenido desde el 20 de septiembre de 2010, cuando al llegar a Nueva York desde Guayaquil la policía estadounidense encontró 6,2 kilos de heroína, valorada en 400.000 dólares, en el interior de diez bolsas plásticas ocultas entre la ropa que usaba.

Aunque enfrentaba hasta 20 años de prisión, Moreno recibió una condena más leve tras declararse culpable de intentar introducir droga en Estados Unidos.

El ecuatoriano protagonizó un polémico arbitraje en el partido Corea del Sur-Italia de los octavos de final del Mundial 2002, en el que los anfitriones eliminaron a los europeos.

Según la Senami, Estados Unidos deportó a 1.440 ecuatorianos desde enero hasta finales de noviembre.

Esa secretaría les da transporte desde el aeropuerto hasta su zona de origen en Ecuador y les ofrece los mismos beneficios que otorga a migrantes que vuelven a su país de origen, como un bono de vivienda, exención de tributos para traer su menaje de casa y acceso a créditos, explicó la fuente.