El presidente de Baviera y líder de la gubernamental Unión Socialcristiana (CSU), Horst Seehofer, ha insistido en rechazar de manera rigurosa toda posibilidad de negociar una nueva quita de la deuda de Grecia para aliviar los problemas financieros de ese país.

El presidente del partido hermanado con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, contradice así a esta, después de que la jefa del gobierno germano se mostrara este fin de semana dispuesta a estudiar esa posibilidad en el futuro.

En declaraciones que publica hoy el rotativo Passauer Neuen Presse, Seehofer afirma que una quita de la deuda de los acreedores públicos de Atenas sería "la respuesta absolutamente incorrecta" y se pregunta "¿quién practica el ahorro y las reformas si puede estar seguro de que le condonan deuda?".

"Ese es para mi el punto en el que la CSU no puede participar", asegura Seehofer.

El dominical Bild am Sonntag publicó ayer unas declaraciones de Angela Merkel en las que comentó: "si Grecia un día es capaz de hacer frente a la situación con sus propios ingresos sin asumir nuevas deudas, deberemos estudiar y valorar de nuevo la situación".

"Este no será el caso antes de 2014 o 2015 si todo sigue el plan previsto", dijo Merkel que negó que su gobierno rechace por ahora una quita de la deuda griega con vistas a las elecciones legislativas en Alemania previstas para otoño de 2013.