El presidente paraguayo, Federico Franco, recalcará ante el expresidente costarricense Oscar Arias, que comienza hoy una visita a Asunción como jefe de una misión de observación de la OEA, que en Paraguay hay plena libertad.

"Vamos a escuchar su opinión, vamos a transmitirle nuestro punto de vista y seguramente él (Arias) va a quedar con una visión muy clara respecto a lo que vive el país", expresó Franco en declaraciones reproducidas por la agencia pública IP Paraguay.

El jefe de Estado, quien habló en esos términos durante la inauguración de obras de un hospital a las afueras de la capital, remarcó que conversará con el exmandatario de Costa Rica sobre las "amplias libertades cívicas y respeto a la Constitución" vigentes en el país.

"No hay un solo preso político, no hay un solo demorado. Se candidatan para todo lo que quieran, hasta para presidente de la República, senador, con plena libertades de ejercicio, con garantías absolutas de que se va a respetar el estado de derecho y de que las elecciones van a ser limpias y transparentes", insistió el gobernante.

Arias, dos veces presidente de Costa Rica (1986-1990 y 2006-2010), comienza este lunes una visita de cinco días como jefe de la Misión de Observación Electoral y Acompañamiento Político de la OEA con vistas a las elecciones generales paraguayas del 21 de abril de 2013.

En esos comicios se conocerá al sucesor de Franco, que era el vicepresidente del país cuando el presidente Fernando Lugo fue destituido el 22 de junio pasado por mal desempeño de sus funciones en un juicio político en el Legislativo, que si bien es una figura constitucional recibió críticas por la rapidez con que se realizó.

La separación de Lugo del cargo provocó la suspensión de Paraguay del Mercosur y la Unasur, organismos que sostienen que este país sufrió un "quiebre democrático" y que advirtieron que solo reconocerán a las autoridades que surjan de las elecciones de 2013.