Lenny Dykstra jugó en Grandes Ligas durante 12 años y parecía encaminado a un sólido futuro tras su carrera, escribiendo una columna sobre elección de bonos y dirigiendo varias compañías privadas.

Pero no fue capaz de mantenerlo desde que compró una mansión hace cinco años por más de 18 millones de dólares. Dykstra, de 49 años, ha luchado contra el uso de sustancias prohibidas, acusaciones de conducta sexual inapropiada y muchos otros problemas legales.

El lunes, está programado que el jugador que llegó a ser conocido como "Nails" sea sentenciado por un juez federal por ocultar y vender objetos deportivos de valor y otros artículos que se suponían eran parte de su declaración de bancarrota. Los fiscales piden una sentencia de dos años y medio de prisión, aunque podría enfrentar una pena de 20 años tras las rejas.

Al argumentar por una sentencia de prisión, los fiscales describen a Dykstra como un atleta arrogante que rechaza la autoridad y creyó que sus acciones no tendrían ningún efecto.

Dykstra "ha actuado como si estuviera por encima de la ley durante años, ignorando a quienes se interpusieron entre él y lo que quería", dijo el fiscal asistente Evan Davis en documentos de la corte. "Sólo una sentencia importante dejará en claro al acusado que debe acatar las mismas reglas que todos los demás".

El ex pelotero declaró en bancarrota hace tres años, alegando que debía más de 31 millones de dólares y contaba sólo con 50.000 dólares en activos.

Los fiscales dijeron que después de la declaración, Dykstra ocultó, vendió o destruyó artículos con valor de al menos 200.000 dólares sin permiso del fideicomisario de bancarrota. Documentos de la corte muestran que Dykstra vació la mansión y vendió estufas, arbotantes y material de plomería.

Luego Dysktra, que jugó en Grandes Ligas con los Filis de Filadelfia y los Mets de Nueva York, fue a otra casa donde vivía su ex esposa y vendió un lote de artículos deportivos de valor a un consignatario de Las Vegas por 15.000 dólares se quedó con las ganancias, acusaron los fiscales.

Se declaró culpable a principios de este año por fraude de bancarrota, ocultamiento de bienes y lavado de dinero.

Mientras tanto, Dykstra fue arrestado al año pasado por la policía de Los Angeles que dijeron que encontraron cocaína, éxtasis y hormona de crecimiento en su hogar. Las acusaciones de uso de sustancias ilícitas han perseguido a Dykstra por mucho tiempo.

Dykstra también fue acusado de conducta sexual inapropiada. Dos veces ha sido arrestado por violación pero no fue sentenciado. El año pasado, una empleada doméstica acusó a Dykstra de obligarla a brindarle favores de índole sexual pero él lo negó y no se presentaron cargos.

El ex pelotero fue sentenciado este año a nueve meses de prisión tras negarse a responder a los cargos de hacer exhibicionismo ante una mujer que conoció por internet.