Los economistas del mercado financiero brasileño redujeron su proyección para el crecimiento de la economía este año desde el 1,50 por ciento de hace una semana hasta el 1,27 por ciento, según un sondeo divulgado hoy por el Banco Central.

La previsión menor para el Producto Interior Bruto (PIB) del país en 2012 se produjo después de que el Gobierno admitiera que la economía creció la mitad de lo previsto en el tercer trimestre.

Según los datos oficiales divulgados el viernes, el PIB brasileño creció sólo un 0,6 por ciento en el tercer trimestre frente al segundo, muy abajo de la expansión del 1,2 por ciento esperada por el Gobierno y por los analistas.

El resultado decepcionante del PIB trimestral llevó al centenar de economistas consultados semanalmente por el Banco Central para el boletín Focus a reducir significativamente sus proyecciones para el crecimiento tanto este año como el próximo.

Además de reducir hasta el 1,27 por ciento la previsión para este año, los analistas bajaron su proyección para el PIB de 2013 desde el 3,94 hasta el 3,70 por ciento.

De confirmarse tales previsiones, Brasil sufrirá en 2012 su peor resultado desde 2009, cuando la economía se retrajo en un 0,3 por ciento como consecuencia de la crisis internacional.

La nueva proyección confirma la tendencia a la desaceleración de Brasil que, tras crecer un 7,5 por ciento en 2010, sólo se expandió un 2,7 por ciento el año pasado.

Pese a su pesimismo, los economistas del mercado mantuvieron inalteradas sus previsiones para la inflación con respecto a la última semana.

La inflación proyectada por el mercado es del 5,43 por ciento para este año y del 5,40 por ciento para 2013.

En ambos casos la inflación sería inferior a la de 2011, que fue del 6,5 por ciento y estará dentro de la meta del Gobierno, del 4,5 por ciento anual para los dos años, aunque con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite que la tasa llegue hasta el 6,5 por ciento.

El Banco Central prevé que la inflación de este año será del 5,2 por ciento y que bajará al 4,9 por ciento en 2013. EFE