El Gobierno alemán de la canciller, Angela Merkel, rechazó hoy informar sobre un posible negocio de venta de carros blindados a Arabia Saudí con el argumento de que ese tipo de conversaciones se mantienen en secreto.

"El Gobierno federal no ve motivos para cambiar algo en esa práctica de Estado que se lleva a cabo desde hace décadas", dijo hoy Steffeln Seibert, portavoz oficial de Merkel para explicar el silencio oficial.

Tras recordar que las reuniones del Consejo Federal de Seguridad sobre exportaciones de armas son secretas, Seibert comentó que, si un negocio de ese tipo se produce, se publicará posteriormente en el informe de exportaciones de armas oficial, aunque con meses de retraso.

Seibert reaccionó así a informaciones publicadas este fin de semana por el semanario Der Spiegel, según las cuales Arabia Saudí ha transmitido a Alemania su "interés" en adquirir cientos de vehículos de transporte blindados del modelo "Boxer", encargo que se sumaría al controvertido pedido de carros de combate "Leopard II".

De acuerdo con ese medio, el Gobierno saudí pretende equipar a su Guardia Real con esos vehículos, el mismo modelo que utiliza el ejército federal alemán en su misión en Afganistán.

Se trata de modernos blindados de transporte dotados de alta tecnología y que son susceptibles de ser utilizados contra insurgentes, apunta el semanario.

El pedido se habría formalizado ante el Consejo Federal de Seguridad, gremio integrado por Merkel y ocho de sus ministros -Exteriores, Defensa, Interior y Finanzas, entre otros-, cuyas deliberaciones son de carácter confidencial.

"Der Spiegel" afirma que tanto la decisión respecto a los "Boxer" como a los "Leopard II" han sido postergadas al próximo año, después del revuelo desatado en Alemania por el posible suministro de los altamente tecnificados carros de combate al régimen saudí.

El informe del semanario se centra en los pedidos de Arabia Saudí y alude a los controvertidos suministros de Alemania a Israel, que según han denunciado diversas ONGs, el Gobierno de Benjamin Netanyahu podría utilizar para combatir a Hamás.

"Der Spiegel" estima que Alemania ha concedido este año licencias para exportaciones en materia armamentística por unos 3.300 millones de euros, a falta de que el ministerio de Defensa presente su informe anual.

Ello supondría un aumento de 800 millones de euros respecto a las cifras de 2011, en que Alemania sufrió una caída del 39 % respecto a 2010.

Hasta 2010, Alemania había sido el tercer mayor exportador del mundo de armamento, con una cuota de mercado del 9 %, y tan sólo por detrás de Estados Unidos (30 %) y Rusia (24 %), según el Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI).

De acuerdo con las cifras de Defensa de 2011, Alemania exportó armamento por un valor total de 1.285 millones de euros, frente a los 2.100 millones de euros de 2010.

La oposición parlamentaria ha exigido reiteradamente información al Gobierno de Angela Merkel acerca de un supuesto pedido de 600 tanques del tipo Leopard II por parte de Arabia Saudí, revelado meses atrás por medios alemanes.

El valor del pedido de esos carros de combate, que en Alemania construye el consorcio armamentístico Krauss-Maffei-Wegmann, se estima en 10.000 millones de euros.